Proteínas para el pelo rizado

¿Qué son y cómo actúan las proteínas en el pelo?

Las proteínas se utilizan para dar fuerza, brillo e hidratación al pelo, además de para reducir su rotura. Ayudan a reparar las áreas dañadas de la hebra rellenando los huecos de la cutícula, algo tremendamente útil en cabellos dañados o de porosidad alta, ya que son los que tienen la cutícula más levantada. Además, también ayudan a mantener la hidratación en el pelo evitando la pérdida de agua.



Productos ricos en proteínas aptos para el método Curly Girl

Las proteínas que encontramos comúnmente en los productos capilares son proteínas hidrolizadas que han sido divididas en moléculas más pequeñas a través de tratamientos con ácidos o fermentación. De hecho, si nos fijamos en el listado de ingredientes resulta fácil identificarlas porque comienzan con la palabra “Hydrolyzed”. Las más comunes son aquellas de origen vegetal o animal, como el trigo, la queratina o el colágeno.

Para saber cuánta cantidad de proteína hay en un producto debemos fijarnos en el lugar que ocupan en el INCI: un producto rico en proteínas las contendrá entre los primeros ingredientes de la lista, mientras que si se encuentran más abajo estarán en menor proporción y notaremos menos sus efectos. A continuación puedes encontrar una lista de artículos ricos en proteínas, todos ellos productos aptos para el método Curly Girl.

ACONDICIONADOR

Shea Moisture acondicionador con proteínas

MASCARILLA

Mielle mascarilla con proteínas

GEL DE RIZOS

Bounce Curl gel de rizos con proteínas

Además de estos productos, también existen tratamientos que contienen proteínas en una gran concentración, acompañadas normalmente de pocos acondicionadores y emolientes. Se suelen recomendar para pelo muy dañado, por lo que si estás empezando a incorporar proteínas en tu rutina quizá prefieras comenzar utilizando un acondicionador o mascarilla para ver qué tal reacciona tu pelo.

¿Qué tipos de cabello necesitan más proteínas?

Nuestro cabello está compuesto principalmente por una proteína llamada queratina que otorga al pelo elasticidad y resistencia. La exposición al sol o el uso de químicos en el pelo pueden dañar la estructura del cabello y debilitar la cutícula. Por eso, todos los cabellos necesitan aplicar proteínas en mayor o menor medida. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos las toleran igual de bien, por lo que es importante fijarse en cómo reacciona nuestro pelo tras su uso y aplicarlas según nuestras necesidades.

Generalmente, los cabellos que necesitan más proteínas son los siguientes:

  • Pelo dañado/poroso: el pelo que ha sido sometido a alisados, decoloraciones, permanentes o tintes necesita más proteína porque ha perdido parte de su capa externa protectora y eso hace que pierda hidratación más rápido. La proteína ayuda a equilibrar la porosidad en pelos muy dañados.
  • Pelo muy seco: si ya has estado haciendo tratamientos de hidratación profunda o tratamientos de aceite y no han funcionado, puede que necesites aportar algo de proteína a tu pelo.
  • Pelo fino: la proteína ayuda a dar fuerza y rigidez al pelo fino, haciendo que sea más fácil la aparición de ondas o rizos naturales. El cabello grueso, sin embargo, puede notar que su pelo se vuelve duro, rígido o incluso quebradizo al usar demasiada proteína.

¿Cómo saber si mi pelo necesita proteínas?

Un cabello que necesita proteínas puede llegar a sentirse demasiado suave e incluso gomoso al tacto cuando está mojado. Además, le cuesta encogerse y pierde la definición con demasiada facilidad. Si notas que tu pelo está seco constantemente a pesar de hidratarlo y nutrirlo con asiduidad, puede que necesites incluir proteína para ayudar a mantener la hidratación. Aún así, si no estás muy segura, puedes hacer la prueba de elasticidad para comprobar si a tu pelo le hace falta.

Prueba de elasticidad

La elasticidad capilar es la capacidad que tiene el cabello de estirarse y poder regresar a su estado original. Cuando los niveles de proteínas e hidratación no están equilibrados la elasticidad puede verse afectada, por lo que realizar este tipo de prueba es muy útil para saber exactamente el estado de nuestro pelo.

Para llevarla a cabo selecciona una hebra, enróllala entre dos dedos y comienza a estirar hasta que se rompa. Si se rompe inmediatamente puede que el nivel de proteína de tu pelo sea demasiado alto. Si se estira un 30% antes de romperse quiere decir que el nivel de proteína es el adecuado y, si se estira un 50% o más, es posible que necesites incluir proteína en tu rutina capilar.

Equilibrio entre hidratación y proteínas

Mantener un equilibrio adecuado entre hidratación y proteínas es esencial para conseguir unos rizos definidos. Demasiada humedad puede dejar el pelo excesivamente suave y sin vida, mientras que demasiada proteína puede hacer que se vuelva pajizo y frágil.

Signos de exceso de proteína en el pelo

Usar tratamientos de proteína demasiado a menudo puede hacer que tu pelo se vuelva rígido y áspero. Además, el patrón del rizo cambia por completo y el pelo puede comenzar a romperse con facilidad. Para contrarrestar este efecto debes utilizar acondicionadores y mascarillas nutritivas con regularidad. También puedes optar por hacer co-wash en lugar de usar champús sin sulfatos ni siliconas para aportar más hidratación al cabello y devolver la elasticidad y la definición a tus rizos cuanto antes.

Signos de sobrehidratación

Si, por el contrario, notas que tu pelo está demasiado suave -casi como con una sensación de humedad- puede que sea porque está sobrehidratado. Esto puede deberse a varios factores como: lavarse el cabello o a acondicionarlo demasiado, dejar el cabello mojado durante demasiado tiempo o con demasiada frecuencia, dormir con el pelo mojado, no utilizar ningún producto con proteínas a lo largo de nuestra rutina capilar o utilizar productos -a menudo baratos y con ingredientes de mala calidad- que están llenos de mantecas, aceites pesados y agentes humectantes.

Si tu pelo tiene sobrehidratación necesitarás aportar proteínas para que el pelo vuelva a tener fuerza y rigidez. Para ello intenta añadir productos con proteína en tu rutina capilar y utilizar una mascarilla como esta una vez a la semana.

¿Con qué frecuencia hay que aplicar proteínas en el pelo?

Un pelo con porosidad alta que no sea muy grueso podría aplicar proteínas en cada lavado utilizando algún acondicionador o leave-in como este. O, en lugar de eso, usar mascarillas ricas en proteínas una vez a la semana, además de algún uso ocasional de otro producto que las contenga.

El cabello grueso y poroso (muy seco, dañado o con tratamiento químico) podría usar proteína de forma ocasional. Tal vez una vez a la semana o cada 2 o 3 semanas podría ser suficiente. Sin embargo, el pelo grueso de baja porosidad puede solo necesitarla cada 1 o 2 meses en algún acondicionador o mascarilla.

Por último, un pelo fino con porosidad baja podría usar proteína semanalmente en algún acondicionador, mascarilla o leave-in, mientras que las personas con poca densidad capilar podrían usar alguna proteína más entre sus tratamientos semanales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: